Ozonoterapia

Hernia discal

La ozonoterapia, es una terapia novedosa que consiste en la aplicación de ozono médico con la finalidad de mejorar una gran cantidad de dolencias, principalmente enfermedades infecciosas, problemas circulatorios y enfermedades del sistema musculoesqueletico como la artrosis y las hernias discales.

El ozono médico es una mezcla (un 95 % de O2 y un 5 % de O3) utilizada en varias concentraciones y administrada por diferentes vías. Es un gas inestable, transparente y de olor picante. El ozono se produce a partir del oxígeno cuando entra en contacto con una descarga eléctrica , siendo posible cuantificar su dosis.

Efectos de la ozonoterapia en el organismo

Tras ser aplicado en los tejidos, el ozono muestra una potente acción antinflamatoria, esta se debe a su capacidad de inhibir la producción de prostaglandinas, que son las sustancias relacionadas con la activación de los procesos que producen dolor e inflamación en el organismo.

Otro efecto del ozono es la activación de mecanismos antioxidantes endógenos que lleva a la eliminación de los radicales libres, frenando el proceso oxidativo responsable de la destrucción celular en diversas condiciones como la inflamación, enfermedades degenerativas, deficiencias inmunitarias, enfermedades autoinmunes e incluso en el envejecimiento.

La acción antioxidante a nivel intrarticular disminuye la inflamación y la futura degeneración. Inactiva e inhibe la liberación de enzimas proteolíticas. Estimula la producción de condrocitos y fibroblastos con la posibilidad de formación de nuevo cartílago.

En que casos esta indicada la ozonoterapia

ozonoterapiaEsta terapia es de gran ayuda en el tratamiento de diversos proceso degenerativos, especialmente si se acompañan por dolor.

Una de las principales indicaciones de la ozonoterapia es en el tratamiento del dolor  en columna cervical o lumbar debido a la presencia de hernias discales.  En estos casos la aplicación de ozono es capaz de disminuir el tamaño del disco herniado con lo que se libera la compresión sobre las raíces nerviosas desapareciendo el dolor.

Una vez aplicado un gran porcentaje de dolor se alivia inmediatamente, el restante va disminuyendo progresivamente su intensidad a lo largo de las cinco semanas siguientes que es el tiempo que el disco toma para reparase.

Otra indicación de este tratamiento lo constituye en la artrosis.  En pacientes en los que ha ocurrido el desgaste o la lesión del cartílago articular es posible reparar el daño gracias a la aplicación de ozono dentro de la articulación afectada, mediante una infiltración de este gas.

En pacientes con fibromialgia hemos constatado mejoría significativa del dolor, el cansancio y el insomnio con la ozonoterapia, en estos pacientes la aplicación no se lleva  a cabo en los puntos dolorosos sino de forma intramuscular con una técnica llamada autohemoterapia.

Existe evidencia a favor de la ozonoterapia en el tratamiento de otras afecciones como las infecciones crónicas, en nuestra experiencia hemos obtenido buenos resultados en el tratamiento del herpes, artritis sépticas, osteomielitis e incluso en el pie diabético. En enfermedades como el cáncer cada día hay más evidencia a favor de la ozonoterapia, que en conjunto con los tratamientos oncológicos de cirugía, quimio y radioterapia contribuye a mejorar la respuesta a estos tratamientos al tiempo que permite un mayor control del dolor y de las condiciones generales de los pacientes.